11 de junio de 2018

¿Cómo favorece CIJ a la construcción de estilos de Vida Saludable?






Las modalidades de tratamiento en Centros de Integración Juvenil, promueven la atención a diferentes niveles, mismos que toman en cuenta el patrón de consumo de drogas, así como las condiciones psicológicas y de su entorno familiar, comunitario y social, para lograr planes de tratamiento personalizados que brinden mayor éxito, logrando el objetivo de acercarse a un estilo de vida saludable.

El concepto de “estilo de vida saludable”, carece de una definición concreta; sin embargo, es desde el área de la salud, que se han generado conceptos que incluyen elementos similares para su definición, Guerrero Montoya, propone definirla, como el conjunto de patrones conductuales o hábitos que guardan una estrecha relación con la salud; es decir, es la unión de todos aquellos comportamientos desarrollados y adquiridos que van enfocados a la búsqueda de la salud, al mantenimiento y fortalecimiento de la misma.

De acuerdo a evidencia científica, los tratamientos ambulatorios intensivos, como Centro de Día, producen resultados similares a los reportados por tratamientos residenciales para personas con  consumo de alcohol y otras drogas; de esta manera, el Centro de Día, es una de las modalidades de tratamiento ambulatorio en CIJ,  cuya población de atención son personas que abusan y/o presentan dependencia al consumo de drogas. Se distingue por ser un tratamiento intensivo, integral y multicomponente donde las y los pacientes permanecen en la unidad, participando en una diversidad de intervenciones farmacológicas, psicoterapéuticas y actividades de rehabilitación y reinserción  social, que conllevan a la construcción de modelos de Vida Saludable.

La manera de generar cambios y adquisición de nuevos hábitos para un estilo de vida saludable es a partir de impulsar que el/la paciente participe de manera protagónica en su propio proceso de terapéutico y poniendo los servicios de tratamiento a su servicio. Los cambios se dirigen a restaurar su salud y su estilo de vida, haciendo posible que pase de una condición de exclusión  social y vulnerabilidad a la inclusión social y ejercicio de sus derechos.

El Centro de Día se basa en el modelo de la comunidad terapéutica y desde ahí se contempla una agenda reeducativa y la agenda terapéutica para promover cambios en la relación con las personas con quienes convive en el Centro, las y los pacientes y las y los profesionales de la salud, así como las y los voluntarios. Se promueve el trabajo grupal y la ayuda mutua lo cual favorece aprender a convivir con el otro por ello se incorpora en dispositivos como la Asamblea Comunitaria, los Grupos de Ayuda Mutua y la Nueva Red, además de las actividades psicoterapéuticas, farmacológicas y de rehabilitación y reinserción social (Psicosocial, Reeducativo-Formativa, Laboral-Ocupacional, Lúdico-Cultural y Físico- Deportiva). Así se fortalecen y/o favorece capacidades y habilidades sociales necesarias para el control de su vida y  consecuentemente el desempeño y manejo de las diferentes funciones sociales productivas y saludables.

Psic. Humberto Flores Dorantes.
Dirección de Tratamiento y Rehabilitación
Subdirección de Consulta Externa

Departamento de Centros de Día

No hay comentarios:

Publicar un comentario