6 de marzo de 2018

Las mujeres consumidoras de drogas tienen derecho a la salud y no discriminación


Angélica Cristina Ruiz
Departamento de Equidad y Género en Centros de Integración Juvenil



En el marco del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, cuyo origen se remite a diversos procesos históricos relacionados con la lucha por la igualdad y la justicia, tiene un carácter reivindicativo por los derechos de las mujeres.

La forma en cómo nos han enseñado a ser mujeres y hombres ha sido a través de ciertas reglas o ideas de cómo debemos ser y comportarnos, de manera diferente para uno y otro sexo. Por ejemplo, a las mujeres se les enseña a que deben preocuparse por su apariencia física como estar esbeltas y arregladas y que son las responsables de las labores domésticas y del cuidado de las hijas e hijos, por lo que se espera que sean ellas quienes las realicen, deslindando a los hombres de estas responsabilidades y exigiéndoles otras.

Estas reglas son determinadas por la misma sociedad y cultura, son transmitidas mediante la comunicación en la familia, en la escuela, en el trabajo y en la convivencia con las amigas y amigos. Cuando las mujeres no cumplen con ellas tiene como consecuencia la desaprobación o crítica de las personas que están a su alrededor, también pueden ser marginadas y discriminadas, limitando con ello sus posibilidades de desarrollo, dejándolas en desventaja e impidiendo el ejercicio de sus derechos humanos.

Para muchas personas no es importante cuál fue o es el motivo por el cual iniciaron el consumo de drogas ilegales o legales como el alcohol o tabaco, si el consumo se da por diversión, convivencia, padecer depresión por sufrir algún tipo de violencia por parte de su pareja o familia, como se ha visto en el caso del consumo de alcohol, por presión del trabajo más las labores del hogar que les cause estrés, ansiedad y que las lleve a buscar un espacio para sí mismas, encontrándolo al fumar un cigarrillo; cabe decir que el tabaco también es utilizado por las mujeres para bajar y controlar el peso corporal, parecer interesante o para establecer relaciones sociales.

Al final no se da importancia a la causa del inicio de la adicción, el hecho de que consuman drogas las expone a una mayor y más severa discriminación puesto que, de acuerdo con las creencias y reglas sociales, estas acciones no corresponden a la conducta ni a la manera de ser que se espera de ellas, ya sea porque afecta sus actividades en el hogar o en el cuidado de sus familias, de cualquier forma terminan siendo señaladas como malas mujeres, malas madres, malas hijas o malas esposas, situación que las lleva a la exclusión y estigmatización por el hecho de consumir drogas.

Este entorno lleva a muchas mujeres al ocultamiento de su consumo, porque al ser descubiertas pueden sentir culpa y vergüenza, miedo a la estigmatización y si son madres, el temor de perder la custodia de sus hijas e hijos. Estas mujeres están en una situación que no las hace visibles y por tanto la detección del consumo puede ser difícil, agravándolo y reflejándose no solo en lo físico, sino también en el aspecto emocional en la forma en cómo ellas mismas se perciben y en su vida social en cómo son percibidas por las demás personas.

En el aspecto familiar las mujeres que consumen además de ser discriminadas también sufren violencia y pocas son apoyadas por sus familiares lo que también las lleva a continuar con el consumo, y, en el momento en que llegan a solicitar tratamiento para dejarlo, son abandonadas por su familia.

La atención de las mujeres requiere contar con una atención flexible que garantice el acceso y la continuidad de las mujeres en su tratamiento, considerando que algunas de ellas no cuentan con recursos económicos para su atención, o en el caso de aquellas que son madres necesitan de espacios dónde puedan dejar a sus hijos e hijas mientras acuden a sus consultas, tener en cuenta sus  necesidades y características especificas es fundamental para mejorar la vida y el desarrollo de las mujeres.

Por lo que en este Día Internacional de las mujeres es importante hacer visible esta problemática social, y tener presente que la salud es un derecho fundamental de todas las mujeres, que forma parte de su desarrollo, independientemente de su edad, clase social, lugar de origen, orientación sexual, etc.


No hay comentarios:

Publicar un comentario