14 de julio de 2017

Otras adicciones

Por lo general, cuando se habla de adicción se piensa en la dependencia ocasionada por el consumo de alguna droga; no obstante, existen adicciones, difíciles de detectar, en las que no hay una sustancia de por medio. De acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V, por sus siglas en inglés), el elemento esencial de todos los trastornos adictivos es la falta de control, es decir, el descontrol sobre determinada conducta, que al principio es placentera, pero que con el tiempo puede llegar a dominar todos los aspectos de la vida del afectado (American Psychiatric Association [APA], 2014). 

En este artículo se explicará la sintomatología de las adicciones no relacionadas con sustancias para que sean más fáciles de identificar y los afectados puedan iniciar un tratamiento especializado.

Es muy importante explicar las diferencias entre una adicción química y una conductual: mientras que las primeras se generan por la interacción del organismo con sustancias externas; las conductuales, se refieren a la repetición compulsiva de alguna actividad como ver televisión, jugar videojuegos, revisar Internet, trabajar o tener sexo, entre otras.

El DSM-V establece los siguientes síntomas de una adicción conductual:
  • Intenso deseo, ansia o necesidad imparable de concretar la actividad placentera.
  • Pérdida progresiva del control sobre la misma, hasta llegar al descontrol.
  • Descuido de las actividades habituales previas, tanto familiares, como académicas, laborales o de tiempo libre.
  • Estas consecuencias negativas suelen ser advertidas por personas allegadas que se lo comunican al adicto, quien, a pesar de ello, no abandona la actividad: por el contrario, se pone a la defensiva y niega el problema que padece. 
  • Progresiva focalización de las relaciones, actividades e intereses en torno a la adicción, con descuido o abandono de los intereses y las relaciones previas, ajenas a la conducta adictiva.
  • Irritabilidad y malestar ante la imposibilidad de concretar el patrón o secuencia adictiva (abstinencia) e imposibilidad de dejar la conducta. 
Entre las similitudes entre las adicciones químicas y conductuales, el DSM-V menciona las siguientes:
  • Dificultad para el afrontamiento de los problemas.
  • Baja autoestima.
  • Impulsividad
  • Falta de tolerancia a estímulos físicos o psicológicos desagradables como dolor o tristeza; estado de ánimo depresivo o disfórico.
  • Búsqueda de sensaciones fuertes que aumentan la predisposición y la vulnerabilidad a desarrollar una adicción. 
  • Aumento considerable de dopamina, que propicia una sensación de euforia. 

Ya sean químicas o conductuales, las adicciones pueden tratarse con el diagnóstico adecuado y la ayuda de especialistas, como los ofrecidos en Centros de Integración Juvenil. Llámanos al (55) 5212 1212 o escríbenos a cij@cij.gob.mx. En Facebook nos puedes encontrar como CIJContigo1 y en Twitter como @CIJ_Contigo. También puedes enviar un mensaje a los siguientes números de Whatsapp: (+52155) 4555 1212, 7518 5547, 4544 9743 y 4391 6190.
Luis Jaime Sunderland López 
Dirección de Tratamiento y Rehabilitación
Referencia 
American Psychiatric Association (2014). Guía de consulta de los criterios diagnósticos, DSM-V. Arlington, VA: Autor. Recuperado de https://areaclinicapediatrica.files.wordpress.com/2016/03/d5-completo-en-espac3b1ol.pdf 

No hay comentarios:

Publicar un comentario