11 de mayo de 2015

Sin tabaco se vive mejor

La Asamblea Mundial de la Salud instituyó el Día Mundial sin Tabaco, en 1987, para llamar la atención universal hacia la epidemia de tabaquismo y sus efectos letales. A partir de 1988, la Organización Mundial de la Salud (OMS) conmemora el 31 de mayo para resaltar los riesgos a la salud asociados al consumo de tabaco y promover políticas eficaces para reducir su consumo, debido a que es la principal causa prevenible de defunción a la que se enfrenta la comunidad sanitaria global. La celebración de este día se vislumbra como una oportunidad para destacar mensajes concretos relacionados con el control de la sustancia y fomentar la observancia del Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) de la OMS. 

Este año, la OMS promueve la campaña de salud pública “Día Mundial Sin Tabaco 2015: Alto al comercio ilícito de productos de tabaco”, con el objetivo de exhortar a los países a que colaboren para poner fin a esta actividad ilegal que genera inquietud en los ámbitos de salud, derecho, economía, gobernanza y corrupción.

Actualmente, el consumo de tabaco incide de diversas maneras sobre los seres humanos, al punto de considerarse un problema de salud pública, ya que sus consecuencias son siempre negativas y se reflejan en los hogares de menores ingresos y en la juventud. Por lo que considerar su abordaje y control requerirá de estrategias interdisciplinarias coordinadas, como lo establece la OMS en el CMCT) primer tratado de salud pública a nivel mundial.

La dependencia del tabaco o tabaquismo es considerada una enfermedad crónica adictiva, de acuerdo con lo establecido en la última edición de la Clasificación Internacional de las Enfermedades publicada por la OMS. A pesar de ser una práctica aceptada por una parte importante de la sociedad, es una forma de drogodependencia, pues la nicotina es una sustancia adictiva que crea tolerancia, dependencia física y psicológica, y ocasiona el síndrome de abstinencia tras abandonar su uso. Asimismo, se identifica que su consumo frecuente se convierte en un hábito y proporciona una sensación placentera.

El consumo de tabaco y la exposición a su humo se mantienen como la primera causa de muerte prevenible a nivel mundial. En este sentido, datos de la OMS refieren que existen alrededor de mil millones de fumadores en el mundo; su uso mata a casi 6 millones de personas al año; y es responsable de la muerte de 1 de cada 10 adultos en todo el mundo. Si se mantienen las tendencias actuales, esta droga matará a más de 8 millones de personas al año, en 2030, y el 80 por ciento de los mil millones de fumadores se registrarán en los países de ingresos bajos y medios. De no adoptar medidas urgentes, podría causar la muerte de más de mil millones de personas, a lo largo del siglo XXI (OMS, 2014).

La ENA 2011 reporta que el 48.1 por ciento (más de 38 millones) de la población, de 12 a 65 años, ha fumado alguna vez en la vida; más hombres (62.2%) que mujeres (34.8%) (INPRF, INSP y SS, 2012).





Asimismo se indica que la prevalencia de consumo de tabaco en la población mexicana, entre 12 a 64 años, es la siguiente:

  • 21.7% son fumadores activos (17.3 millones)
    • 31.4% de los hombres son fumadores (12 millones)
    • 12.6% de las mujeres son fumadoras (5.2 millones)
  • 26.4% son ex fumadores (21 millones)
  • 51.9% nunca ha fumado (41.3 millones)


Gráfico 1: Prevalencia de consumo activo de tabaco en el último año según sexo. Población de 12 a 64 años. México, ENA 2002, 2008 y 2011

En México, existen 7.1 millones de jóvenes adictos al tabaco y uno de cada cuatro jóvenes, entre 12 y 17 años, fuma (consumiendo en promedio seis cigarros al día) (COFEMER, 2012). La mayoría lo hacen por curiosidad, imitación, búsqueda de aceptación de los amigos, parejas o familiares.

Lo anterior indica que la prevalencia a su consumo, en adolescentes, es la siguiente:

  • 12.3% son fumadores activos (1.7 millones)
    • 16.4% de los hombres son fumadores (1.1 millones)
    • 8.1% de las mujeres son fumadoras (539 000)
  • 9.9% son ex fumadores (1.3 millones)
  • 77.8% nunca ha fumado (10.5 millones)


Gráfico 2: Prevalencia de consumo activo de tabaco en el último año según sexo. Población de 12 a 17 años. México, ENA 2002, 2008 y 2011

El hábito de fumar perjudica a casi todos los órganos del cuerpo. Ha sido vinculado con la neumonía (pulmonía) y ocasiona la tercera parte de las muertes relacionadas con cualquier tipo de cáncer (NIDA).

Aunque se evite el consumo de tabaco, al estar rodeado de personas que fuman, se pueden aspirar cuatro mil 722 sustancias, de las cuales 400 son tóxicas, 45 cancerígenas y 12 son gases mortales. Entre las enfermedades que causan se encuentran: distintos tipos de cáncer (bronco- pulmonar, faringe, laringe, boca, esófago, estómago, páncreas, riñón, vejiga, cuello uterino), cardiovasculares, respiratorias, gastritis, úlcera péptica e impotencia en el hombre. 

Lo anterior impacta tanto al fumador, como a las personas que están a su alrededor, a quienes se les conoce como fumadores pasivos, por su exposición involuntaria en las actividades cotidianas del hogar, trabajo, transporte, bares y restaurantes, entre otros. 

Las políticas y estrategias que la OMS instituye como medidas para reducir el consumo de tabaco y sus consecuencias sociales, sanitarias y económicas son: 
El aumento de impuestos a los productos del tabaco. 
Vigilar su consumo.
Protección del no fumador.
Proporcionar tratamientos de cesación al fumador.
La prohibición de la publicidad y promoción de los productos del tabaco.
Incluir leyendas y pictogramas en los envases, alusivos al daño que provoca.
Campañas educativas poblacionales.

Los beneficios que trae consigo el disminuir su uso son, entre otros: reducir la posibilidad de que se sufra un ataque al corazón, una embolia o cáncer; si se está embarazada, dejar de fumar aumentará la posibilidad de tener un bebé saludable; recuperar el olfato y el sabor; desaparición de las manchas amarillas en la dentadura; y mayor capacidad respiratoria.




A continuación se presentan algunos datos de lo que sucede al abandonar su consumo:

  • A los 20 minutos, la presión arterial regresa a su nivel normal, lo mismo que la frecuencia cardiaca y la temperatura de pies y manos.
  • Luego de 8 horas, el oxígeno recupera los niveles adecuados para el cuerpo, lo que permite que la respiración sea más profunda y los pulmones se oxigenen de mejor manera.
  • Después de 72 horas, los pulmones aumentan de volumen, lo que mejora la respiración, el sentido del gusto y del olfato, por lo que se puede oler y saborear de manera más adecuada.
  • 12 semanas después de abandonar el hábito, mejora la circulación sanguínea y el funcionamiento de los pulmones.
  • Después de 15 años de  dejar de fumar, el riesgo de una enfermedad del corazón se reduce hasta llegar a ser igual al de una persona que nunca fumó.


Algunos beneficios adicionales consisten en que la persona fumadora y su ropa dejará de oler a tabaco, podrá establecer mejores relaciones con las personas que lo rodean (al no convertirlos en fumadores pasivos), su capacidad para realizar actividades físicas aumentará y su economía tendrá ciertas mejoras.

También se pueden adoptar medidas para crear ambientes saludables, como:

  • Generar ambientes laborales 100  por ciento libres de humo.
  • Proteger a los no fumadores de la exposición al humo.
  • Implementar medidas encaminadas a la protección de la salud de la población, especialmente de la no fumadora (fumadores pasivos) quienes son los que afrontan las mismas molestias y corren los mismos riesgos de enfermar que los consumidores. 


El problema del tabaquismo se debe abordar por medio de un plan integral para el control del tabaco. Por lo tanto, para cambiar actitudes y conductas respecto a esta sustancia y revertir la tolerancia social es necesario educar, comunicar y formar personal de salud capacitado.

Bajo este contexto, Centros de Integración Juvenil, A.C., cuenta con el programa Clínica para dejar de fumar, el cual tiene por objetivo ofertar tratamiento a través de dos estrategias:

  • Desde la psicología, se busca desarrollar habilidades que le permitan un mejor afrontamiento para mantenerse en abstinencia.
  • En lo médico, es la utilización, en caso necesario, de la terapia de reemplazo para aliviar y controlar el deseo constante de consumir tabaco.


El tratamiento se plantea con un abordaje grupal que le permita al individuo fortalecer la meta de abandonar el consumo de esta droga, modificar ideas y pensamientos acerca de la conducta de fumar, así como promover el cuidado de la salud y el bienestar integral. Cada Centro de Prevención y Tratamiento tienen una clínica para dejar de fumar.

Asimismo, se promueve la prevención del consumo de tabaco a través de diversos proyectos del programa Para vivir sin adicciones, el cual  impulsa una cultura preventiva a través del fomento de factores de protección y estilos de vida saludables con la participación activa de la comunidad.

Su diseño de intervención es con un enfoque humanista, de educación para la salud y perspectiva de género. Estos servicios se proporcionan a diferentes poblaciones y con la participación de  voluntarios se planean:
  • Proyectos de Información en contextos escolares y comunitarios.
  • Proyectos de Orientación enfocados a la población infantil, preadolescente, adultos jóvenes y familias a través de pláticas, elaboración de periódicos murales, el canje de cigarros por fruta, etcétera, con el objetivo de sensibilizar a la población sobre los daños y riesgos asociados al consumo de tabaco.
  • Uso de tecnologías mediante los portales de internet ¿Drogas? ¡Mejor infórmate! y Jóvenes en acción para la prevención, los cuales cuentan con información relevante y dirigida a jóvenes para la prevención de esta problemática.
Lic. Alma Delia Nava Gutiérrez
Departamento de Movilización Comunitaria

Bibliografía
  • Centros de Integración Juvenil (2014). Programa de Prevención. México. Recuperado de: http://www.cij.gob.mx/Programas/Prevencion/prevencion.html
  • Centros de Integración Juvenil (2014). Programa de Tratamiento. México. Recuperado de http://www.enlinea.cij.gob.mx/cursos/Tratamiento%202013/index.html  
  • COFEMER, (2012). Tabaquismo en México: análisis y recomendaciones de mejora regulatoria. Documentos de investigación en Regulación No.2012-01, Abril 2012. México.
  • “Encuesta Nacional de Adicciones 2011. Tabaco”. Secretaría de Salud. México. Recuperado de: http://www.conadic.salud.gob.mx/pdfs/ENA_2011_TABACO.pdf 
  • Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz; Instituto Nacional de Salud Pública; Secretaría de Salud. “Encuesta Nacional de Adicciones 2011: Reporte de Tabaco”. Medina-Mora ME, Villatoro-Velázquez JA, Fleiz-Bautista C, Téllez-Rojo MM, Mendoza-Alvarado LR, Romero-Martínez M, Gutiérrez-Reyes JP, Castro-Tinoco M, Hernández-Ávila M, Tena-Tamayo C, Alvear-Sevilla C y Guisa- Cruz V. México DF, México: INPRFM; 2012.
  • National Institute Drug Abuse (S/F). ¿El tabaco contiene otras sustancias químicas que pueden contribuir a su adicción? Electronic Reference [en línea] Recuperado el 5 de Julio de 2011.
  • OMS (2003). Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, tomado de http://www.paho.org/Spanish/DD/PUB/sa56r1.pdf ENA (2008)
  • OMS (2011). Reporte de la OMS sobre la epidemia mundial de tabaquismo 2011: advertencia de los peligros del tabaco. Recuperado de http://www.who.int/tobacco/global_report/2011/en/index.html
  • OMS (2014). Centro de Prensa, tabaco. Recuperado de: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs339/es/






2 comentarios:

  1. Es importante conocer esta información, La salud es importante, aunque al igual que el alcohol, si se consume tabaco de forma responsable y se lleva un estilo de vida saludable, no hay ningún riesgo realmente peligroso, en Comprar Hojas de Tabaco sabemos que es así. Invitamos a ingresar a nuestra web para que te informes de muchos temas que probablemente desconocías del tabaco: www.contabaco.com

    ResponderEliminar
  2. ¿Quieres Comprar Hojas de Tabaco Online de gran calidad? Entonces ingresa a nuestra web en http://www.solotabaco.com/ en donde encantararás una amplia variedad de productos ideales para que fumes con calidad, además, nuestros productos son naturales, libres de químicos nocivos que te pueden causar daños.

    ResponderEliminar