8 de julio de 2014

Consumo de inhalables en México

A principios del siglo XX el incremento en el uso de los hidrocarburos trajo consigo nuevos productos que contienen sustancias susceptibles de abuso. Entre estas sustancias se encuentran algunas que producen vapores químicos que al ser inhalados pueden inducir efectos psicoactivos, y se encuentran en productos médicos, domésticos e industriales que pueden clasificarse en cuatro grupos:
1. Solventes volátiles.
2. Aerosoles.
3. Gases.
4. Nitritos (únicas sustancias inhalables que no tienen efecto psicoactivo).

Los inhalables como droga comenzaron a identificarse a finales de la década de los 50, y hacia finales de los 60 la dependencia de los inhalables comenzó a ser vista como un problema de salud limitado a la población marginada, en situación de calle o a quienes manejaban estas sustancias cotidianamente como riesgo implícito en sus profesiones u oficios.

Entre los años 80 y 90, se observó una aparente disminución de esta tendencia adictiva, sin embargo una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Psiquiatría en 2003, reveló que en la población escolar de secundaria y bachillerato el consumo de inhalables estaba casi a la par del consumo de mariguana, tendencia que se repitió en la Encuesta de Estudiantes del 2009, realizada por la misma institución, mostrando que la droga ilegal de mayor consumo es la mariguana, que es actualmente la droga de mayor consumo en el país y el mundo con 18.8%, seguida por las sustancias inhalables con 11.4%.

De igual manera se identificó que la edad de inicio para el consumo de estas drogas estaba entre los 10 y los 14 años, un incremento significativo en el número de mujeres que consumían este tipo de sustancia psicoactiva y que la población consumidora ya no se limitaba sólo a las clases marginadas o con conocidos factores de riesgo. Esto condicionó que se replantearan los factores etiológicos de este tipo de dependencia en particular, evidenciando su multifactoriedad.

Actualmente el consumo de inhalables en México, como todas las formas de drogadicción, está en ascenso, sobre todo en las poblaciones urbanas, por la accesibilidad de éstos (solventes, pinturas, tintas, pegamentos) a la población general.

A partir de la primera década del siglo 21, el uso de sustancias inhalables como psicotrópicos se incrementó a tal grado que se considera ya un problema de salud pública, tan importante y alarmante que en el año 2011 se propuso una reforma al artículo 254 de la Ley General de Salud, que trata de la adquisición de sustancias inhalables por la población general. En dicha propuesta se agregaba que para adquirir cualquiera de las sustancias inhalables con efectos psicoactivos documentados el comprador debía identificarse con un documento oficial que acreditara su mayoría de edad, sin embargo esta reforma fue rechazada.

El efecto psicoactivo de los inhalables es muy corto y debido a ello se consumen grandes cantidades para mantener un efecto sostenido. Si recordamos su procedencia y su estructura química, entenderemos por qué las secuelas de su uso pueden llegar a ser tan severas, ya que dada la fragilidad del epitelio respiratorio y el acceso que tiene esta vía a otros tejidos, órganos y sistemas, estas sustancias llegan a afectar no sólo la estructura y la función del sistema respiratorio, sino también la estructura y la función del sistema nervioso central y periférico y del sistema cardiovascular. Al depurarse de nuestro cuerpo, tanto los riñones como el hígado padecen al tratar de movilizar los elementos tan tóxicos que se encuentran entre los componentes de estas sustancias y las generadas al ser metabolizadas por nuestro organismo; también estos órganos pueden verse afectados; siendo estos cambios degenerativos y en la mayoría de los casos irreversibles.

Entre las secuelas irreversibles causadas por el consumo de sustancias inhalables se encuentran problemas por déficit visual, incluyendo ceguera total, lesiones auditivas con déficit de audición o sordera total, déficit de las funciones cerebrales superiores, motrices y del habla.

También pueden presentarse lesiones en la mucosa oral, nasal y del epitelio respiratorio, causando lesiones inflamatorias, hemorrágicas e incluso neoplásicas, entre otras. La sobre exposición a grandes cantidades de estas sustancias puede llevar a la llamada “muerte súbita por inhalación”, que se caracteriza por generar una insuficiencia cardiaca aguda, que puede conllevar a un estado de choque cardiogénico refractario e irreversible.

El tratamiento para los trastornos por dependencia a inhalables, como lo estipula la Codificación Estadística de las Enfermedades Mentales DSM-IV-TR, al igual que su etiología y sus secuelas, es de carácter multidisciplinario, ya que  requiere la intervención de un modelo biopsicosocial, que además de controlar y tratar de reparar los daños anatomo-fisiológicos, también apoye al paciente dependiente a superar los aspectos psicológicos que lo llevaron en primer lugar a consumir y a su integración o reintegración social para lograr una rehabilitación integral.

Actualmente existen muchas alternativas para buscar y encontrar apoyo profesional en el ramo de la atención de las adicciones.

Nosotros como parte de esa alternativa, buscamos acercarnos a la población con problemas de dependencia de sustancias psicoactivas para dar a conocer los riesgos implícitos en la conducta adictiva, e invitando a la población en riesgo a apoyarse en nuestra institución para alcanzar su rehabilitación biológica, psicológica y social.

CIJ Contigo:
Ciudad de México 01 (55) 52 12 12 12.
Guadalajara 01 (33) 38 36 34 63.
Escríbenos a cij@cij.gob.mx.
Platica con nosotros en cijcontigo@hotmail.com
Encuéntranos en facebook.com/cij.contigo1.
También entra a nuestro sitio CIJ Contigo.
Síguenos en Twitter @CIJ_Contigo.

Bibliografía
1. Ricardo Vázquez F., María A. Ramos Herrera, Guadalupe Maravilla Barajas; Consumo de droga(s) y aprovechamiento escolar la convivencia y sus problemas: Microculturas Juveniles en la Escuela, X Congreso Nacional de Investigación Educativa, Veracruz 2009.
2. Aram Barra, La Política de Drogas en México; Prevención, Reducción de Daños y Reasignación Presupuestal, Perspectivas núm. 1/2013, Agosto 2013.
3. Jorge A. Villatoro Velázquez et al., Tendencias del uso de drogas en la Ciudad de México: Encuesta de Estudiantes del 2009, Salud Mental Vol.34, núm.2, Marzo-Abril 2011.
Páginas web consultadas
1. http://www.spps.salud.gob.mx/avisos/1268-consumo-inhalables-mexico.html
2. http://salud.edomex.gob.mx/imca/campana_inhalables.htm
3. http://www.psicol.unam.mx/adicciones/efectos/inhalantes.html
4. http://www.jornada.unam.mx/2012/10/13/sociedad/033n1soc
5. http://www.adiccionyciencia.info/robert.html
6. http://www.zocalo.com.mx/seccion/articulo/sube-consumo-de-inhalables-en-el-pais
7. http://www.imagen.com.mx/inhalantes-jovenes-DF-alerta
8. http://www.inacipe.gob.mx/investigacion/INACIPE_opina/memorias_inacipe/memorias_pamela_romero/El%20peligro%20del%20uso%20de%20inhalantes%20como%20drogas%20de%20consumo.php
9. http://www.proyecto40.com/?p=33949
10. http://aldf.gob.mx/comsoc-inhalantes-representan-problema-salud-publica--7411.html
11. http://eleconomista.com.mx/sociedad/2012/10/22/se-dispara-consumo-inhalables-jovenes-capitalinos
12. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S0185-33252009000400004&script=sci_abstract
13. http://aristeguinoticias.com/2506/mexico/crece-consumo-de-drogas-entre-estudiantes-de-secundarias-y-prepas-del-df/
14. http://gaceta.diputados.gob.mx/Black/Gaceta/Anteriores/61/2011/sep/20110927-VI/Iniciativa-9.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario