2 de octubre de 2013

A propósito del Día Internacional de la No Violencia

“La no violencia es la mayor fuerza a la disposición de la humanidad.
Es más poderosa que el arma de destrucción más poderosa
concebida por el ingenio del hombre.”
Mahatma Gandhi.

Desde 2007, la Organización de las Naciones Unidas designó el 2 de octubre como el Día Internacional de la No Violencia. En esta fecha se conmemora además el nacimiento de Mahatma Gandhi, líder del movimiento de independencia de la India y pionero de la filosofía y la estrategia de la no violencia.

La no violencia generalmente se entiende como una estrategia de resolución pacífica de conflictos. Uno de los ámbitos donde se promueve es la prevención de la violencia en la familia. Para describirla es necesario conceptualizar la violencia.

La violencia es definida por la Organización Mundial de la Salud como “el uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones”.

Pero, qué es la violencia desde el punto de vista de una persona que la ha recibido:

“No sé cómo me siento, no sé qué pensar cuando está delante de mí. No tengo claro lo que pasa por mi mente, sólo sé que mi cuerpo se paraliza, mi inteligencia se nubla, ya no sé de qué habla cuando me dice “te quiero”, tampoco sé qué significa querer, no sé por qué justifico esta situación,
no sólo son los golpes, son sus palabras, su mirada.
Me culpo, me callo, no sé qué decir, no sé nada, sólo quiero que este dolor algún día simplemente se termine”.

Es casi imposible ser indiferente a estas palabras, el testimonio puede ser de cualquier persona, sin importar su edad, sexo o condición social, podría tratarse de una persona desconocida o de alguien allegado. La violencia es cada vez más frecuente y cercana de lo que se piensa.

En México, de acuerdo con la Secretaría de Salud, en 2006 se registraron 20,238 lesiones por violencia en la familia, de las cuales 76% afectaron mujeres y 24% a hombres. La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2011 (ENDIREH) encontró que la violencia más extendida en mujeres continúa siendo la ejercida por el actual o último esposo o compañero. El 47% de las mujeres de más de 14 años de edad que han tenido pareja ha vivido situaciones de violencia emocional, económica, física o sexual durante su actual o última relación (INEGI, 2012).

El problema es complejo, pero un primer paso para detener la violencia es identificarla, visibilizarla y “romper el silencio”, tanto en el caso de ser uno mismo quien ejerce violencia como si se recibe. En ambos casos es importante reconocer la diversidad con respeto, desarrollar habilidades para escuchar, dialogar y negociar, pero también para poner un alto a la violencia; de ser necesario, es importante solicitar apoyo profesional y jurídico.
La paz es el camino, aseguraba Gandhi, se trata entonces de construir puentes, vías, senderos para resolver los conflictos mediante el diálogo y la negociación, que son algunas de las herramientas básicas de esta filosofía y estrategia.

La no violencia no implica únicamente la ausencia de violencia; es toda una concepción de la vida y de cómo nos vinculamos con el mundo y con las y los demás.

Hoy, desde el blog de CIJ, enviamos un mensaje a todas aquellas personas que viven violencia:

“Tal vez no lo escuches, pero muchas voces en este momento te dicen que no estás sola; muchas personas esperan para ayudarte, aunque tú todavía no lo sepas. Te pedimos que rompas el silencio, ni un golpe ni insulto ni una humillación más. Aléjate, di basta y acércate a nosotros.”

Llama a CIJ Contigo 55 12 12 12, visita la página de INMUJERES y busca el contacto de tu localidad .

Mtro. Julio César Ramírez Cortés
Departamento de Modelos y Tecnologías Preventivas

No hay comentarios:

Publicar un comentario