3 de julio de 2013

Actividades recreativas y manejo del tiempo libre como parte del proceso de tratamiento y rehabilitación.

Actualmente existe un amplio consenso en la comunidad científica para entender la adicción a sustancias psicoactivas como un fenómeno complejo, cambiante y muy dinámico, que presenta múltiples facetas. Tanto en el origen como en el mantenimiento de la adicción, coinciden factores personales, familiares, educativos, sociales y políticos, entre otros, que originan diversos perfiles de usuarios de sustancias en función del estilo del consumo y de la sustancia consumida.

Tradicionalmente, el tratamiento enfocado a las adicciones se ha centrado en un abordaje de carácter básicamente psiquiátrico. En este aspecto del tratamiento el desarrollo ha sido muy significativo, y aunque es necesario continuar avanzando en esta dirección, actualmente se ofrece una gran variedad de ofertas terapéuticas, tanto desde el desarrollo de programas libres de drogas, como desde el enfoque de reducción de daños, en el cual un objetivo prioritario es lograr el aumento de la calidad de vida de los individuos. Sin embargo, en muchos de los programas de tratamiento la rehabilitación y reinserción social se deja como última fase del diseño terapéutico. La intervención que se plantea en Centros de Integración Juvenil adopta, por el contrario, una perspectiva más integral que sitúa a la rehabilitación y reinserción social desde el inicio del tratamiento, por lo que lejos de constituir una etapa complementaria de la intervención, se concibe como un proceso gradual que se inicia y fluye paralelamente con las intervenciones terapéuticas.

Las personas que están en tratamiento por algún tipo de adicción generalmente presentan trayectorias laborales y escolares irregulares, debido a que el proceso de dependencia interfiere y dificulta su desarrollo personal, escolar y laboral. Por esto, usualmente, estas personas pierden la capacidad de reconocer cuáles son sus áreas de interés en los diferentes ámbitos. Una vez terminado el tratamiento, desconocen cómo volver a integrarse y aprovechar sus habilidades de una forma socialmente constructiva. Los factores del contexto en ocasiones dificultan la tarea de estas personas para integrarse a la sociedad (CONACE, 2004). El paso de los pacientes del consumo de sustancias psicoactivas a la rehabilitación y reinserción supone la necesidad de un ajuste del sujeto a la nueva actividad escolar o laboral.

Por su parte, el Instituto Nacional para el Abuso de Drogas de los Estados Unidos (NIDA, 2010) plantea que el paciente puede requerir distintas combinaciones de servicios y componentes durante el curso de su tratamiento y rehabilitación. Asimismo, en el Programa de Acción Específico de Prevención y Tratamiento de las Adicciones (actualización 2011-2012) de la Comisión Nacional contra las Adicciones se señala que “la rehabilitación y reinserción social de las personas adictas es tan importante como el tratamiento, por lo que de manera conjunta deben formar parte de su atención, en la que no sólo se debe lograr la abstinencia, sino también alcanzar un estado óptimo de salud, funcionamiento psicológico y bienestar social”. Para ello se proponen las siguientes estrategias:
  • Desarrollar esquemas de rehabilitación y reinserción social para los problemas de adicción, dirigidos al desarrollo de habilidades y competencias de afrontamiento que favorezcan la abstinencia, la salud física y mental del enfermo, así como una adecuada reinserción al medio social y laboral.
  • Fomentar en los establecimientos que brindan servicios de atención de las adicciones la adopción de políticas y esquemas de reinserción eficaces que apoyen la recuperación integral de los usuarios. 
  • Promover que las instituciones que ofrecen servicios deportivos, culturales, laborales y académicos favorezcan la búsqueda y realización de actividades agradables de recreación, individuales, familiares y sociales, que no se relacionen con el consumo de drogas ilícitas o de fármacos, y que coadyuven en la recuperación del paciente y en su reintegración en el ámbito laboral, familiar y escolar.
  • Fomentar, a través del trabajo comunitario, la formación de redes sociales de apoyo que brinden opciones enfocadas al desarrollo de la salud relacional a través de la práctica de actividades vocacionales saludables, que a su vez desarrollen y promuevan una cultura de tolerancia y entendimiento de la enfermedad.
  • Incluir un componente de reinserción social en los centros de atención de las adicciones que apoyen la recuperación de los pacientes.

Las recomendaciones sugieren, además de las estrategias tendientes a disminuir o suprimir el consumo, incorporar aquellas encaminadas a lograr la rehabilitación y reinserción social en términos de: mejora en las esferas educativa y laboral, disminución de las actividades delictivas y mejoramiento en las relaciones y vínculos significativos de los consumidores, particularmente con su familia. Estas estrategias han sido retomadas por Centros de Integración Juvenil y se han incorporado a su Programa de Tratamiento y Rehabilitación, a través de la recuperación de todas aquellas áreas de vida reducidas en su funcionalidad como consecuencia del abuso y dependencia de drogas. La rehabilitación y la reinserción social se realizan de forma integral y transversal al proceso terapéutico de los pacientes, fortaleciendo y favoreciendo la adquisición de capacidades y habilidades necesarias para el adecuado desempeño y manejo de las diferentes funciones sociales, así como para regresar a una calidad de vida productiva y saludable. 
Psic. Norma Juárez Pastor
Dirección de Tratamiento y Rehabilitación
Subdirección de Consulta Externa
Referencias
Consejo Nacional para el Control de Estupefacientes (CONACE) (2004). Abriendo Puertas. Programa para la integración socio-ocupacional de personas drogodependientes. Chile: Ocho libros editores.

Consejo Nacional contra las Adicciones (CONADIC) (2011). Programa de Acción Específico: Prevención y Tratamiento de las Adicciones. Actualización 2011-2012. México: Secretaría de Salud.

Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas (NIDA) (2010). Principios de tratamiento para la adicción. Una guía basada en las investigaciones. Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU.

No hay comentarios:

Publicar un comentario