25 de junio de 2013

Drogas legales o ilegales, mismo daño

Actualmente el consumo y el tráfico ilícito de drogas a nivel mundial es un problema de salud y seguridad pública que ha traído consigo un fenómeno extraordinariamente dinámico, de muchas facetas, entre ellas la aparición constante de nuevas sustancias cada vez más accesibles, más potentes y más adictivas. A ello hay que agregar el hecho de que la edad de inicio del consumo ha bajado notoriamente. Según datos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en su Informe Mundial sobre Drogas 2012, señalan que cada año mueren 200 mil personas en el mundo por los efectos del consumo de drogas. En nuestro país, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Adicciones (ENA, 2011), la mariguana se ubica como la droga ilegal de mayor consumo en nuestro país, seguida por la cocaína.

Ya sean legales o ilegales, las sustancias psicoactivas ocasionan daños a la salud. Estudios científicos recientes han demostrado que las drogas interfieren con el funcionamiento normal del cerebro, alteran neurotransmisores como la serotonina, la noradrenalina y la dopamina, de modo tal que la adicción se entiende como una enfermedad cerebral. Asimismo, han demostrado la coexistencia de enfermedades psiquiátricas y de trastornos inducidos por sustancias. Entre las más frecuentes de comorbilidad por el abuso de drogas se encuentran: esquizofrenia, trastornos bipolar, de ansiedad, de pánico, obsesivo-compulsivo y depresivo mayor, entre otros. La adicción conlleva la aparición de múltiples problemas físicos, psíquicos y sociales (NIDA, 2008).

Como respuesta a esta situación, Centros de Integración Juvenil ofrece alternativas vigentes y sustentadas científicamente. Nuestro objetivo en el Programa de Tratamiento y Rehabilitación es suprimir el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas, así como brindar una atención integral de los problemas psicológicos, de salud y sociales ocasionados por el uso de sustancias.
Hace un par de días se comunicó a nuestra línea de atención telefónica la mamá de un joven de 17 años, quien nos comentó que desde los 15 años su hijo inició el consumo de alcohol, PVC y mariguana. Manifestó estar desesperada y no saber qué hacer.

“Ya hablé con él varias veces; primero lo regañé, pero sólo se quedaba callado y no me decía nada. Lo siguió haciendo, ahora el problema ya no es nada más que consuma mariguana, sino que ya lo corrieron de la escuela porque lo encontraron fumando. ¿Ahora qué va a hacer? (comienza a llorar) ¿dígame qué va a hacer de su vida? A él no le importa, yo le rogué a la directora que le dieran otra oportunidad, pero como mi hijo se puso a reír cuando yo le rogaba que no lo expulsara, la directora se enojó, me dijo que no podía hacer nada, que a mi hijo no le interesaba estudiar y que mejor me daban su certificado como si ya hubiera terminado la prepa, y que ya no fuera porque era una mala influencia para sus compañeros. Yo le digo que lo deje, pero me grita que no me meta en su vida, que no pasa nada, que lo hace para relajarse y que no es adictiva, pues es natural. Ahora no estudia, no trabaja, físicamente está muy mal, se ha deteriorado su apariencia, no se baña, no duerme por las noches, ha dejado de preocuparse por su higiene, se la pasa en la calle con sus amigos drogándose y no sé qué hacer. Siempre le dimos todo, los mejores colegios, buena educación, tratamos de ser buenos padres transmitiéndole siempre valores. ¿Cómo nos pudo pasar esto?”.

Con esta llamada podemos apreciar diversas consecuencias del uso de drogas, primero para el individuo debido a las consecuencias físicas, psicológicas y sociales; además, el impacto para la familia es muy significativo, la lleva a sentir culpa, miedo, en algunos casos negación acerca de su responsabilidad en el consumo de su familiar. Por tanto, hoy más que nunca es indispensable que existan profesionales de la salud dispuestos a escuchar y acompañar tanto al usuario de sustancias psicoactivas como a sus familiares para salir de ese problema, involucrando a la sociedad, ya sean padres, madres, jóvenes, especialistas, docentes, directivos, hombres y mujeres preocupados por la salud y la calidad de vida.

En el marco del Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, Centros de Integración Juvenil hace una invitación a reflexionar y emprender acciones para participar en la solución de este grave problema de salud pública.

¿Vives un caso parecido o conoces a alguien con un problema de consumo de alcohol, tabaco y otras drogas o con problemas de adicción al juego?

¡Acércate a CIJ, podemos ayudarte!

Llámanos a CIJ Contigo, Atención en Línea, al 01 (55) 52 12 12 12 en la Ciudad de México o al 01 (33) 38 36 34 63 en Guadalajara.
Escríbenos a cij@cij.gob.mx. Platica con nosotros en cijcontigo@hotmail.com, síguenos en facebook.com/cij.contigo1 y en nuestro sitio web CIJ Contigo, o acude directamente al CIJ de tu localidad.

Mtra. Raquel Montes Castro
Dirección de Tratamiento y Rehabilitación
Subdirección de Consulta Externa
Referencias: 
Secretaría de Salud. Encuesta Nacional de Adicciones 2011. México, D. F.: SSA; 2011.
National Institute on Drug Abuse (NIDA) “Comorbilidad: Adicción y otras enfermedades mentales”. Dic. 2008
José Luis Torres Larrañaga. “Comorbilidad de trastornos mentales y adicciones” 2008.
CIJ. Revista CIJ informa # 59 Abril/junio 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario