3 de octubre de 2012

Salud mental y adicciones

En la actualidad hay un sin número de problemáticas sociales, políticas, económicas y de salud que aquejan a la población, las cuales al vincularse se complejizan, disminuyendo la calidad de vida de las personas y afectando principalmente la salud mental, cuya atención en ocasiones podría pasar desapercibida.

¿Qué se entiende por salud mental? La Organización Mundial de la Salud (2012) la define como “un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”. En el mejor de los casos es la apuesta de todas las personas; sin embargo, la realidad nos indica lo contrario, cada vez es más frecuente escuchar que se brindan diagnósticos de trastornos del estado de ánimo, como los casos de bipolaridad (maniaco-depresivo), trastorno obsesivo-compulsivo, depresión, duelo patológico, esquizofrenia, etcétera, que se encuentran significativamente asociados al consumo de sustancias psicoactivas, por lo que deja una línea muy delgada para diferenciar la causa o el factor precipitante para que se gestaran estos padecimientos. Las cifras de la OMS (2012) nos revelan que 14% de la morbilidad mundial se atribuye a trastornos mentales, neurológicos y por abuso de sustancias.

Ante esta complejidad ha surgido la necesidad, desde diferentes instancias, de crear acciones oportunas que permitan atender dichas patologías, por lo cual la OMS instituyó el Día Mundial de la Salud Mental, con el objetivo de sensibilizar a la población acerca de esta situación y fomentar intervenciones de prevención, sensibilización y tratamiento. En 2012 el lema es “La depresión, una crisis mundial”.

Entre las cifras que proporciona la OMS (2012) referentes a las dimensiones de los problemas de salud mental destacan:
  • 25% de la población mundial sufrirá algún tipo de alteración mental durante la vida.
  • 350 millones de personas presentan depresión.
  • Cada 40 segundos se suicida una persona.
  • En los países desarrollados, 80% de los habitantes con trastornos mentales no recibe tratamiento.
  • 2.5 millones de personas mueren a consecuencia del consumo de alcohol.
Estos padecimientos son de origen multifactorial, confluyen diversos factores como genéticos, ambientales y psicosociales, los cuales pueden precipitar su aparición, siempre sin perder de vista la historia de vida de las personas, las experiencias tempranas vividas y el ambiente en el que se desarrollan; estos eventos podrían ser factores predisponentes a una mayor vulnerabilidad y probabilidad de sufrir enfermedades mentales.

Este proceso se puede agudizar con el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas, ya que al estar bajo sus efectos las personas se ven afectadas en la consciencia de realidad, toma de decisiones y asertividad de las acciones que realizan, estos procesos pueden ser pasajeros o generar una afectación orgánica. La intervención médica y la prescripción de sustancias antagónicas para reducir la sintomatología física pueden no ser suficientes. De ahí la necesidad de priorizar intervenciones preventivas antes de que se presente el problema de consumo o comorbilidad psiquiátrica.

Es preciso destacar que los problemas psiquiátricos inician, en la mayoría de los casos, a edades tempranas, tanto en la niñez como en la adolescencia, lo que hace imperante la necesidad de crear intervenciones para su atención, disminuir su incidencia y la aparición del consumo de sustancias.

Dentro del programa preventivo “Para vivir sin adicciones” de Centros de Integración Juvenil, se incorpora el proyecto de Orientación Familiar Preventiva en el cual se aplica una metodología de intervención denominada “Salud Mental en la Familia”, cuya finalidad es fomentar en los padres y las madres de familia procesos de reflexión que ayuden a reconocer problemas de salud mental, así como promover estilos de vida que favorezcan el autocuidado, la prevención y la atención del consumo de alcohol, tabaco y otras drogas en sus hijos e hijas adolescentes. En esta intervención se desarrollan talleres, con el apoyo de videos que integran historias breves sobre diferentes problemas de salud mental (depresión, abuso de alcohol y violencia familiar, entre otros); la intervención se apoya en un manual para el facilitador y un cuadernillo de reforzamiento que se entrega a los padres y las madres de familia.

La profesionalización de los especialistas que trabajan con estos grupos poblacionales es imperante, por ello, año con año CIJ realiza un Congreso Internacional en el cual convergen especialistas de diversas organizaciones internacionales para dar a conocer información basada en evidencia científica y los modelos de intervención del problema del consumo de drogas, para gestar acciones que estén en favor de la salud mental.

Si buscar adquirir un mayor conocimiento sobre el tema de las adiciones y la salud mental, te invitamos a participar en el Congreso Internacional “Atención de las adicciones en el marco de los derechos humanos”, que se llevará a cabo del 5 al 7 de diciembre de 2012, en Cancún, Quintana Roo. Para más información, acércate al CIJ más cercano o consulta el sitio del congreso.
Psic. Aída Orozco Hernández
Subjefa del Departamento de Movilización Comunitaria
Bibliografía:

No hay comentarios:

Publicar un comentario