20 de septiembre de 2012

Adicción al juego. La respuesta de CIJ.

Recientemente recibimos una llamada en el servicio CIJ Contigo. Atención en Línea:
¿Me pueden ayudar? Es que tengo un hijo que juega mucho, tiene deudas que no puede pagar, cada vez debe más dinero y no aprende. Apenas ayer me pidió dinero para ir a pagar lo que le prestaron y me dijo que si no pagaba lo iban a matar, pero me acabo de enterar que no pagó, sino que se fue a apostar otra vez. Hoy lo corrí de la casa, le dije que no podía ser así, pues yo no tengo dinero para mantenerlo y mantener sus “vicios”. Fíjese que me dijo que lo hizo para recuperar un dinero que había perdido antes y así tener para pagar todo lo que debe, yo ya no sé qué hacer ni cómo ayudarlo, esto es cada vez peor, es como una cadenita que no se detiene. Me siento culpable por correrlo de la casa, pero no sé qué hacer. ¡Ayúdenme!”.

Si tú (o algún familiar) presenta cinco o más de los siguientes síntomas, entonces tienes un problema con tu manera de jugar:
  1. Te preocupa la forma en la que estás jugando (por ejemplo, piensas en nuevas formas de apostar para conseguir dinero).
  2. Juegas para escapar de tus problemas.
  3. Necesitas jugar con cantidades de dinero cada vez mayores.
  4. Has fracasado en tus intentos para controlar, interrumpir o detener el juego.
  5. Te pones inquieto o irritable cuando intentas interrumpir o se detiene el juego.
  6. Has perdido a personas significativas, o días laborales o de clases debido al juego.
  7. Engañas a tu familia, terapeutas u otras personas y les ocultas que sigues jugando.
  8. Después de perder dinero en el juego, vuelves al día siguiente con la idea de recuperarlo.
  9. Has cometido actos ilegales (robo, fraudes o abuso de confianza) para tener dinero e ir a jugar.
  10. Confías en que los demás te proporcionarán dinero para aliviar la situación financiera tan apremiante en la que te encuentras por el juego.
Centros de Integración Juvenil diseñó un programa de tratamiento dirigido a personas con adicción al juego y en este momento se está evaluando la eficacia terminal del mismo. Uno de los ejes de este programa es modificar las “distorsiones cognitivas” que subyacen a la compulsión por jugar. Por ejemplo:
  • Ilusión de control: crees en que los resultados del juego dependen más de lo que tú hagas que del azar, “tengo un sistema infalible para ganar”.
  • Confianza en la suerte: crees que tu suerte es un factor predictivo o explicativo de los resultados del juego, “tengo una suerte especial”.
  • Predicciones: presientes que vas a ganar más por tus jugadas anteriores o por una mera sensación o intuición, “ahora sí va a salir”, “esta es la mía”, “ya me vi”.
  • Automotivación: crees en que la probabilidad de un evento futuro aumenta mientras mayor es la racha anterior del suceso contrario, “la máquina ya está caliente”, “tiene que estar a punto porque ya lleva mucho tiempo sin salir”.  
  • Casi casi: crees que estás cerca del premio y, como consecuencia, que hay más probabilidades de que te salga próximamente, “he estado cerca”, “la próxima es la mía”.
  • Supersticiones: haces asociaciones entre un determinado evento o conducta y el premio, de tal forma que llegas a creer que ese evento aumenta tu probabilidad de ganar, “voy a echar las monedas de 20 en 20 para así ganar”, “traje mi pata de chupacabras para ganar”.
  • Ganar-perdiendo: mides el éxito en el juego considerando sólo cuánto has ganado sin considerar lo que has perdido, ya llevo ganados 200 pesos” (aunque ya perdiste 2 mil pesos). 
Personificación de las máquinas: le atribuyes cualidades humanas a las máquinas como que es “mala onda”, la puedes “confundir”, le das nombres, “me está engañando”, “la lupita no me va a fallar esta vez”, “a ver si logro confundirla para que me dé un premio”.
¡No apuestes tu salud! 
Comunícate con nosotros al 01 (55) 52 12 12 12 en la Ciudad de México y al 01 (33) 38 36 34 63 en Guadalajara; o escríbenos al correo cij@cij.gob.mx
También puedes contactarnos desde cijcontigo@hotmail.com o por el facebook.com/cij.contigo1
Te decimos a qué CIJ puedes acudir. Tu salud no es cosa de juego.

Psic. Juan David González Sánchez
Dirección de Tratamiento y Rehabilitación

No hay comentarios:

Publicar un comentario