1 de agosto de 2012

De jóvenes, alcohol y prevención

“La juventud quiere ser más estimulada que instruida”
Goethe

Desde hace 27 años, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó al 12 de agosto como el Día Internacional de la Juventud. El término de juventud “es una construcción social reciente, es decir, es una invención social a partir de la cual la sociedad ha producido una nueva categoría existencial y vivencial producto de la evolución que ha sufrido la sociedad moderna y capitalista. Sólo a partir de mediados del siglo XIX, y debido al auge de la burguesía capitalista, comenzó a existir un nuevo sujeto, los jóvenes”[1].

En este sentido, los jóvenes son para la ONU la población comprendida entre los 14 y los 25 años de edad, momento de especial transición entre la infancia y la edad adulta, en el que se procesa la construcción de identidades y la incorporación a la vida social más amplia”. En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS: 2000) define a la juventud como “una etapa de la vida comprendida entre los 19 y los 30 años, en donde el ser humano tiene las condiciones óptimas para el desarrollo de sus potencialidades físicas, cognitivas, laborales y reproductivas”.

A partir de las consideraciones conceptuales anteriores, sabemos que el término juventud no es monolítico, único o estático, y cada espacio geográfico define a ésta de acuerdo con las condiciones políticas, económicas, históricas e ideológicas que privan en el lugar. Por tal motivo, es preciso destacar que para el caso mexicano la juventud se representa de los 12 a los 29 años de edad, de acuerdo con la Organización Iberoamericana de Juventud[2], cuya cifra en este año alcanza los 36.2 millones de personas. Según la Encuesta Nacional de Juventud 2010, las entidades que más jóvenes concentran son Distrito Federal, Estado de México, Jalisco, Puebla, Guanajuato, Chiapas y Michoacán, con 52.9% de la población.

Los jóvenes mexicanos del siglo XXI se enfrentan a un mundo con grandes cambios vertiginosos desde los ámbitos social, político, cultural y económico, lo cual los lleva a situarse como sujetos generadores de cambio en su momento histórico-social, enfrentándose así de forma directa a diversas problemáticas.

En específico al hablar del consumo de alcohol, tabaco y otras drogas entre los jóvenes, tenemos que precisar que el alcohol sigue siendo la sustancia más utilizada, y al igual que el tabaco es la puerta de entrada para otras sustancias. Las estadísticas nos indican que hay casi 27 millones de mexicanos entre los 12 y los 65 años de edad que beben en grandes cantidades por ocasión; en el caso de las mujeres jóvenes el consumo ha ido en aumento, hay una mujer entre los 12 y los 17 años por cada 1.9 mujeres adultas mayores de 18 años. En el caso de los hombres el nivel más alto de consumo es en el rango de 18 a 29 años de edad (ENA 2008).

Además, el patrón de consumo entre los jóvenes mexicanos es esporádico, pero en grandes cantidades, lo que desemboca en conductas violentas; las estadísticas nos revelan que 24 mil personas mueren al año en el país por accidentes de tránsito, 28% son hombres de 15 a 29 años. De acuerdo con las cifras del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes, entre 40 y 60% de los accidentes mortales están relacionados con el consumo de alcohol, y consumir una sola cerveza puede provocar un error de frenado de tres metros en una situación imprevista(CONAPRA 2012).

Asimismo, datos de la Encuesta Nacional de Juventud 2010 revelan que el consumo de alcohol entre los jóvenes se incrementó 10%, lo que trae como consecuencia una serie de condiciones que afectan a su desarrollo como individuos.
A manera de conclusión destacamos que no existe un concepto único de juventud, que ésta es diversa y variada, por lo que hablamos de una polisemia. Son muchas las maneras en las que los jóvenes se van involucrando con el uso y abuso de drogas, por lo que es muy importante destacar los factores de protección que hay en la familia y aquellos que pueden ser propios de sus pares, ya que manejar un mismo código y lenguaje ayuda a prevenir las adicciones.
Centros de Integración Juvenil cuenta con proyectos específicos dirigidos a jóvenes, como los cursos-talleres de Orientación Preventiva para Adolescentes (OPA) y de Orientación Preventiva para Adultos Jóvenes ( OPAJ), cuyo objetivo es posponer o prevenir entre los jóvenes el uso o abuso del tabaco, alcohol y otras drogas, mediante la difusión de información científica sobre los riesgos y daños asociados, así como el desarrollo de recursos protectores como el fortalecimiento y la promoción de estilos de vida saludables. Los ejes temáticos que se tratan en los talleres de orientación son: habilidades sociales de comunicación, parentales, para la solución de problemas y el control de emociones; tiempo libre y ocio; apego escolar, proyecto de vida, aprendizaje y diversión, entre otros.

Si estás interesado en participar en estos talleres te invitamos a buscar información en cualquiera de los 112 CIJ de todo el país.

Referencias:

[1] Claudio Silva Juan.(2002) Juventud y tribus urbanas: en busca de la identidad última década. Núm. 17, CIDPA Viña del Mar, septiembre, pp. 117-130.
[2] La juventud en Iberoamérica. Tendencias y urgencias (Santiago de Chile 2004).

·         Centros de Integración Juvenil (2012), Guía Técnica de Prevención Universal. Código GT-DEMYTP-001-E México: CIJ-Dirección de Prevención.
·         CONAPRA (2012), “Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes”, tomado de http://www.cenapra.salud.gob.mx/interior/cenapra_jovenes.html
·         Duarte Quapper K (2000) . Juventud o juventudes? acerca de cómo mirar y remirar a las juventudes de nuestro continente, tomado de    http://www.redalyc.org/redalyc/pdf/195/19501303.pdf
·         ENA (2008), “Encuesta Nacional de Adicciones 2008”, 
tomado de http://www.conadic.salud.gob.mx/pdfs/ena08/ENA08_NACIONAL.pdf
·         ENJ (2010) “Encuesta Nacional de Juventud 2010”, tomado de  http://www.imjuventud.gob.mx/imgs/uploads/Encuesta_Nacional_de_Juventud_2010_-_Resultados_Generales_18nov11.pdf
·         La juventud en Iberoamérica. Tendencias y urgencias. (2004), tomado de http://www.oij.org/file_upload/publicationsItems/document/20120420162808_82.pdf
·         S/F, Capítulo I. La juventud mexicana y su contexto, tomado de http://catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/documentos/lco/linares_m_ma/capitulo1.pdf
Silva J: (2002), Juventud y tribus urbanas: en busca de la identidad, tomado de http://www.redalyc.org/redalyc/pdf/195/19501705.pd

No hay comentarios:

Publicar un comentario