1 de septiembre de 2011

Las adicciones... ¿un suicidio lento?

“Eso si está fuerte…cuando me lo contaron, no lo podía creer, me sacudió, me quedé helado…bueno cuando te enteras que alguien que tú conoces se muere…bueno…pues piensas que fue en un accidente, una enfermedad o alguna de esas cosas que no están en tus manos, pero cuando me dijeron que se había suicidado, ahí si me quedé sin aliento, si, yo sé que éramos alocados, pero no para tanto, cuando consumíamos juntos yo le decía que ya lo dejara pues yo si veía que él se ponía muy mal, en una ocasión nos asaltaron saliendo de la tiendita y nos robaron casi todo lo que habíamos comprado, yo escondí algo en mis calcetines y tuvimos por lo menos algo para fumar, pero él me lo quitó todo, y aunque los ladrones le habían roto la cabeza…¡sí!...¿no me cree?. Le dieron con un palo en la cabeza y le salía mucha sangre pero aún así él prefirió ponerse a fumar que irse al doctor, yo lo quería ayudar pero se enojó y me dejó en la calle, fue la última vez que lo vi. No, si estuvo feo, yo no quiero terminar así, tengo miedo, no me quiero morir, bueno a veces si me dan ganas, pues ya estoy tan metido en esto que no sé qué hacer, ¿cómo me pueden ayudar?”

En el marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, según la OMS (2009) diariamente casi 3000 personas ponen fin a su vida por este medio y al menos 20 personas intentan suicidarse por cada una que lo consigue.

La palabra suicidio proviene del Latín sui de sí mismo y caedere matar, entendiéndose como la acción o conducta que perjudica o puede perjudicar muy gravemente a quien la realiza, y la pregunta sería ¿nada más afecta a quién la realiza?

Hace tiempo recibimos esta llamada de un joven de 15 años que recién se enteraba de la muerte de un amigo de la niñez, se escuchaba ansioso, asustado, mencionaba en repetidas ocasiones que no quería terminar así, que sí le gustaba fumar “piedra” pero que era sólo para divertirse, que él no veía cosas raras, ni escuchaba voces, que él no estaba tan mal, y se preguntaba si en verdad su adicción no era en realidad un suicidio lento. Y entonces hizo la pregunta clave “¿Cómo me pueden ayudar?”.

En CIJ Contigo se le habló acerca de los daños que se estaba provocando así mismo al consumir la “piedra”, así pudo identificar toda la rabia que tenía contendida por muchos motivos; la conversación fue larga y se le motivó a acudir a tratamiento al CIJ más cercano.

CIJ ofrece un espacio para las personas que no saben cómo parar su consumo y necesitan de ayuda profesional para lograrlo.
 

Si en algún momento ya no sabes qué hacer, ni con quien hablar, te sientes sol@ y necesitas ayuda, llámanos a CIJ Contigo al 01 (55) 52 12 12 12 en la ciudad de México, o al 01 (33) 38 36 34 63 en Guadalajara; o escríbenos a cij@cij.gob.mx

Platica con nosotros en cijcontigo@hotmail.com o en Facebook/cij.contigo

O entra a nuestro sitio CIJ Contigo.

5 comentarios:

  1. uff suena fuerte pero es una realidad, sobre todo que se van rebasando lineas que son invisibles, y que cuando nos damos cuenta, cada vez esta uno mas y mas sumergido en el problema, volteas para todos lados y no ves una salida, por lo que la única salida que parece viable es la de morir, morir, mejor me muero y asi se acaba el sufrimiento de ver a mis padres desesperados y a mis amigos (me refiero a los buenos amigos) bien lejos, como si fueran desconocidos, ya no queda nada, solo vivir para drogarse, no hay opción, mejor que Diosito me lleve alla con mi abuelita, si que me lleve y asi dejo de chingarles la madre a todos, por favor Diosito matame, pero porfavor que sea sin dolor y que no sea algo trajico, pues ya no quiero que mis papas sufran mas, ni mis hermanos ni mis sobrinos, matame por favor, te lo ruego, pues nisiquiera tengo el valor para hacerlo yo solo, esas eran mis oraciones, pensaba que muerto el perro se acababa la rabia, pero habia otros planes para mi vida y gracias a Dios se abrió una puerta, que podria ser una salida si es que yo asi lo decicia, y asi ha sido hasta hoy.

    Hoy le pido a Dios que me de muchas fuerzas, salud y vida para poder estar con ellos y disfrutar de sus besos, de sus abrazos y de sus risas, para verla crecer y cuidarla todo el tiempo que dios me permita estar a su lado, ella es mi gran luz, mi vida, mi cielo, la dueña de mi corazon de mi vida y de mi mente,(asi yo le digo) ella es mi hija y no quiero morir, ya no, solo quiero vivir mucho para estar con ella. que Dios me lo conceda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por tu comentario y por compartir con nosotr@s tu experiencia, hoy en día la vida te presenta cosas muy buenas que quizá ya se habían presentado anteriormente y no te habías dado la oportunidad de disfrutar, felicidades!!

      Eliminar
  2. Carmen: Hermosillo
    Sabemos que el suicidio es un problema a nivel nacional, si identificamos en tiempo y forma alguno de los factores de riesgo podemos prevenir el suicidio. entre los factores de riesgo encontramos la inestabilidad del ánimo,disocial, conducta agresiva, impulsividad elevada, sentimientos de frustración, sentimientos de ser rechazados por los demás, baja autoestima, pocas habilidades para resolver problemas, etc. si encuentra una de estas manifestaciones puedes acudir al centro de integración juvenil más cercano de donde vives, ahí aprenderas a descubrir tus propias habilidades, sentirte seguro, valorado, en confianza, una capacidad de autocontrol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen:

      Gracias por tu comentario y sobretodo por la invitación a Centros de Integración Juvenil, en donde con gusto podemos y queremos ayudar a tod@s aquell@s que necesiten ayuda, saludos cordiales!!

      Eliminar
  3. “Día Mundial para la Prevención del Suicidio”, para centrar la atención sobre dicho problema e instaurar medidas preventivas y de colaboración en todos los niveles y actores de la sociedad.
    Teresa Gutiérrez 2010 (académica especialista en microbiología y neurociencias explica que, entre la multicausauidad del suicidio, convergen factores biológicos, genéticos, sociales. Sicológicos y económicos entre otros Concluye que, aunque “tal vez el suicidio se determine mas por una condición preexistente de algún trastorno (depresión mayor, trastorno bipolar, esquizoafectivos, adicciones, desesperanza) que se agrava al exponerse a situaciones extremas, más de la mitad de los suicidas presentan estas asociaciones con la psicopatología.
    Dentro de las estrategias de prevención y atención oportunas a las necesidades de cada sector poblacional, Centros de Integración Juvenil presenta un abanico de oportunidades para la atención, de por ejemplo el problema de déficit de atención con hiperactividad, además agregada el inicio de contacto con drogas ( tabaco , alcohol) le brinda proyectos de atención preventiva selectiva, y prevención indicada, lo importante , es percibir , el riesgo y darle su atención especializada.
    Centros de Integración Juvenil Hermosillo. A.C.
    Tel . 2132868
    2171861 cijhermosillo@cij.gob.mx.
    Dra. Lucila Abril Montaño

    ResponderEliminar