2 de marzo de 2011

Día Internacional de las Mujeres - 8 de marzo

El origen del Día Internacional de la Mujer, se dio a partir de procesos históricos relacionados con la reinvindicación de los derechos de las mujeres gestados en Europa y Estados Unidos durante el siglo XIX y XX. Destacan mujeres como Clara Zetkin, al defender el derecho de las mujeres al trabajo, protección de las madres, niñas y niños y a la participación de las mujeres en el desarrollo de los acontecimientos nacionales e internacionales; las obreras de Nueva York, quienes protestaron por las precarias condiciones laborales y en Europa, las que demandaron el derecho a votar y ser votadas.
Clara Zatkin en 1910 propuso la realización anual del Día Internacional de la Mujer durante la Segunda Conferencia Internacional Socialista en Copenhague-Dinamarca. En 1975 la Organización de las Naciones Unidas instituye el 8 de marzo como “Día Internacional de la Mujer”, surgiendo esta conmemoración con un carácter reivindicativo por los derechos de las mujeres.

Posteriormente, las mujeres promovieron el concepto de derechos humanos de las mujeres para abordar los problemas de violencia y discriminación por razones de género, impulsando Tratados internacionales en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En 1993, la ONU, durante Conferencia Mundial de Derechos Humanos reconoció por primera vez que la violencia y la discriminación por razones de género ejercida contra las mujeres, constituían violaciones a los derechos humanos.

En este sentido, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra las Mujeres (CEDAW) es tratada por la ONU como el Tratado de Derechos Humanos de las Mujeres y principal instrumento internacional para garantizar la protección de las prácticas discriminatorias contra la mujer, el cual firmó México en 1980 y ratificado en 1981.

Sin embargo, en los últimos años esta fecha empieza a ser desvirtuada, pues se concibe como una celebración, -incluso a veces se hace la analogía con el día de las madres-, lo cual es totalmente contrario al espíritu original con el cual surgió. No es un día de celebración, no es para felicitar a las mujeres por ser mujeres. Es un día que conmemora, para evitar el olvido, las luchas que durante siglos las mujeres han enarbolado con el objetivo de su reconocimiento como sujetas de derecho, como ciudadanas. Que se les deje de ver como ciudadanas de segunda clase y apéndices de los derechos de los hombres. Tampoco es un día para incentivar la mercadotecnia con flores y regalos.

El 8 de marzo es un día especial para recordar las agendas pendientes en materia de derechos humanos de las mujeres y saber que nos falta aun en la construcción de sociedades más justas y democráticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario