1 de julio de 2010

Comorbilidad Psiquiátrica y Consumo de Drogas

Se denomina comorbilidad a la presencia simultánea de dos o más enfermedades; en el caso presente, esto implica la presencia de consumo de sustancias y de otro tipo de patología mental relacionada, por ejemplo, abuso de mariguana y esquizofrenia; dependencia a anfetaminas y anorexia nerviosa; dependencia a heroína y trastorno por crisis de angustia, etc.


Según estudios epidemiológicos, en muchas ocasiones, el consumo de drogas se encuentra asociado con otros trastornos psiquiátricos ya sea porque el uso de sustancias los provoca o porque, por el contrario, la presencia de tales trastornos fomenta el uso de sustancias, sin que sea fácil determinar qué fue primero.

No obstante, diferentes estudios señalan que cerca del 45% de las personas que han padecido abuso o dependencia a sustancias han presentado al menos un trastorno psiquiátrico comorbil. A su vez, 15% de quienes han reportado en el último año un trastorno mental, han presentado al menos un trastorno por abuso o dependencia a sustancias.

Ante la necesidad de conocer con mayor profundidad la comorbilidad presente entre los pacientes de Centros de Integración Juvenil, en 2009, la Subdirección de Investigación, a través del Departamento de Investigación Clínica y Epidemiológca, indagó la sintomatología que presentaban 418 pacientes de reciente ingreso a tratamiento.

Los principales síntomas comórbiles observados fueron impulsividad, depresión y ansiedad, apatía, déficit de autocuidado, trastornos de la sexualidad y violencia, déficit cognoscitivo, intento suicida, síntomas psicóticos y, finalmente, experiencias traumáticas.

Los resultados también permitieron conocer que el tiempo transcurrido entre el inicio del uso de sustancias y la asistencia a tratamiento para dejar su consumo varía según la severidad de los síntomas manifiestos.

Las sustancias que se asociaron a un mayor número de problemas fueron la cocaína, la mariguana, el alcohol, los inhalables y las metanfetaminas.

En particular, se encontró que los síntomas de impulsividad y los trastornos de la sexualidad y violencia tienen una mayor relación con el uso de metanfetaminas y opiáceos, mientras que el uso de depresores se relacionó mayormente con el déficit de autocuidado y el intento suicida.

De igual modo, se halló que los casos que consumieron un mayor número de sustancias psicoativas presentaron en mayor proporción síntomas de impulsividad, así como antecedentes de violencia o trastornos de la conducta sexual.



Fuente: Ramón EM., Jiménez K., Balanzario MC. Estudio epidemiológico de trastornos asociados al consumo de drogas. Centros de Integración Juvenil, Dirección de Investigación y Enseñanza, Subdirección de Investigación, Informe de investigación 09-15, México, 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario