1 de junio de 2010

CONSTRUYENDO CAMINOS PARA RECUPERAR TU SALUD

Centros de Integración Juvenil, AC (CIJ) es una institución que desde hace más de 40 años trabaja en la atención a las adicciones, brindando un tratamiento oportuno, eficiente y de calidad a las personas cuyas vidas han sido afectadas por el consumo de sustancias psicoactivas (SPA), como el tabaco, el alcohol y otras drogas.


El Programa de Tratamiento y Rehabilitación de CIJ se conforma por distintas propuestas terapéuticas, sensibles a las necesidades de las personas que consumen drogas, lo que le ha permitido tener mayores posibilidades de respuesta a la gran diversidad de demanda de atención para este problema.

El Programa está orientado a conseguir la abstinencia y a reducir los daños asociados al consumo, hasta que las personas recuperen su salud y tranquilidad. Para ello, CIJ cuenta con un equipo de salud conformado por diversos profesionistas, como psiquiatras, médicos generales, psicólogos, trabajadores sociales y enfermeras quienes colaboran con las personas para que cesen su consumo. Además, se apoya de voluntarios, ex pacientes y otras instituciones y organizaciones no gubernamentales, con lo cual se abren más posibilidades de atención.

La gran variedad de solicitudes de atención que reciben diariamente los CIJ de todo el país ha exigido construir nuevos métodos terapéuticos, entre los cuales es necesario trazar puentes que los conecten y los hagan funcionales.

De esta manera, la respuesta de CIJ ha sido congruente con la gran complejidad de esta demanda y por ello, los servicios de atención se han diversificado con la intención de ofrecer diferentes alternativas de tratamiento de acuerdo a la severidad del consumo que presente cada persona. Esto significa hacer trajes más a la medida de los usuarios, y no ofrecer un traje unitalla al que todas las personas tendrían que ajustarse.

Hasta hace poco, el programa de tratamiento de CIJ corría por dos vías importantes a saber la consulta externa y la hospitalización. Estos dos caminos en sí mismos no eran excluyentes, pero con frecuencia corrían de forma paralela, por lo que no siempre se cruzaban clausurando así, las opciones de atención.

El Programa de Tratamiento y Rehabilitación es actualmente más diverso, heterogéneo y con mayores opciones de atención. Se trata de un programa con mayor equidad en la atención y además sensible a la perspectiva de género.

Este programa se divide en tres grandes Subprogramas que agrupan nueve proyectos de atención, a saber:

I. Subprograma de Consulta Externa (CIJ cuenta con 100 unidades que aplican este subprograma)

1. Plan primera respuesta (Intervención temprana). Está dirigida a las personas que consumen tabaco, el alcohol y/u otras drogas de una manera esporádica y con fines de diversión, recreación o porque simplemente están búsqueda nuevas sensaciones. Habitualmente se trata de adolescentes y jóvenes que son descubiertos en sus escuelas o por sus familiares.

2. Consulta Externa Básica. Está dirigida las personas que consumen drogas de manera frecuente, pero que su consumo aún no es severo, por lo que pueden ser atendidas de forma ambulatoria en consultas semanales o interdiarias. Se trabaja con terapias individuales, grupales o familiares, pero también se apoya el mantenimiento de la abstinencia y la prevención de recaídas con terapias farmacológicas. El tratamiento se acompañan con actividades de rehabilitación y seguimiento.

3. Consulta Externa Intensiva (Centros de Día). Dirigido a las personas con un consumo consuetudinario y severo, que les ha provocado serios problemas en su vida, especialmente en el ámbito escolar, laborar, de pareja y/o familiar. Han perdido el control sobre las drogas y las consumen ya no para buscar sus efectos sino para evitar el malestar físico de no consumirlas. Por esta razón, deben ser atendidas en un tratamiento intensivo, administrado de manera diaria, entre seis y ocho horas por día.

II. Subprograma de Hospitalización (CIJ cuenta con 10 unidades que aplican este subprograma).

4. Plan de desintoxicación y estabilización del síndrome de abstinencia. Requiere de una intervención urgente e intensiva y cuya resolución suele darse en un período de tiempo breve, de un día a una semana.

5. Hospital de Día. Se aplica en un encuadre residencial, al que acude desde la mañana hasta la noche, durante tres meses. El paciente pasa las noches en casa, a la mañana tiene que acudir a la unidad de hospitalización, incluyendo los fines de semana. El tratamiento se puede extender hasta por tres meses.

6. Hospitalización de estancia breve (un mes). Se interna al paciente en una de las unidades de hospitalización de CIJ durante 30 días, y después de que ha concluido su tratamiento, se le refiere al Hospital de Día a alguno de los servicios del Subprograma de Consulta Externa.

7. Hospitalización de estancia moderada (tres). El tratamiento se extiende hasta por tres meses en las Unidades de Hospitalización de CIJ.

III. Subprograma de Reducción de daño

8. Plan de mantenimiento y deshabituación con metadona. Se aplica en unidades especializadas y está dirigido a usuarios/as de heroína. El tratamiento se debe aplicar todos los días, por al menos un año aunque pueden ser más dependiendo de la severidad del problema. Este Plan de aplica en tres ciudades de la república, a saber, Ciudad Juárez, Tijuana y Mexicali.

9. Paquetes de oportunidad para la salud. Supone la distribución de distribución de jeringuillas y condones a los usuarios/as de drogas intravenosas para reducir los daños asociados a esta vía de administración además de prevenir sus riesgos, como la infección del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual y de la Hepatitis B.

Estos servicios no son excluyentes, por el contrario se han abierto puentes entre ellos, gracias a un sistema de referencia e interconsultas entre las distintas unidades de atención de CIJ. Este sistema permite que las personas puedan ser atendidas en uno de esto niveles y después ser referidas a otro nivel/servicio en la misma unidad o en otra distinta. La flexibilidad de este sistema permite ir modificando la dosis, frecuencia e intensidad con que se aplican los servicios terapéuticos hasta que la persona haya recuperado su salud, su bienestar y su tranquilidad.

Esta nueva ingeniería permitirá pavimentar y optimizar los caminos de la rehabilitación por los que transitarán las personas. La ingeniería no es otra cosa que transformar una idea en realidad, y justamente con esta nueva ingeniería se propende porque el personal de salud de CIJ a partir de su conocimiento y experiencia pueda modelar este programa a la realidad de las personas de una manera pragmática y ágil.

Particularmente, el Subprograma de Consulta Externa a través del cual se atiende a la gran mayoría de las personas que acuden a CIJ se conforma por tres proyectos, a saber, el Plan Primera Respuesta, la Consulta Externa Básica y la Consulta Externa Intensiva (Centros de Día).

Estos tres proyectos comprenden servicios de atención agrupados básicamente en dos grandes categorías, la primera incluye los servicios cuyo objetivo primordial es que la persona logre la abstinencia, esto es, que cese su consumo. Las personas que han perdido el control sobre su consumo narran su experiencia como si condujeran un camión de redilas, cargado con toneladas de peso, transitando por una pendiente pronunciada y que para colmo se ha quedado sin frenos; por eso, el primer objetivo del programa es lograr que se detenga, que pare.

La segunda categoría agrupa los servicios dirigidos a que la persona mantenga la abstinencia, este es el segundo objetivo del programa, que no reincida o recaiga en el consumo, que se mantenga alejada de las drogas y de las situaciones que la hacen proclive al consumo, que logre re-habilitarse para adquirir una forma de vida saludable, y que en estas condiciones pueda re-habitar su cuerpo y re-habitar su mundo.

Todos estos servicios han sido diseñados siguiendo las recomendaciones de los organismos nacionales e internacionales en materia de adicciones. Cada uno de ellos supone un método de trabajo para alcanzar los objetivos. Por cierto, la palabra método proviene del latín Methŏdusz que significa Camino. Y esto es justo lo que ofrecemos con esta nueva ingeniería a las personas que se acercan a CIJ: caminos, en todo caso, nuevos caminos.

Los caminos son diferentes para cada persona y se inauguran en la primera entrevista ya que desde este primer momento se trata de propender para que los caminantes desistan de su consumo.

Quienes trabajamos en CIJ acompañamos a las personas que así lo solicitan en su tránsito por estos caminos, a veces corto, a veces largo, pero en todos los casos, el destino siempre es mismo, alejarse de las drogas y acceder a una vida más libre y sana. El mejor pasaporte para este tránsito siempre es la motivación. No pocas personas abandonan este camino se entiende, pues no siempre es sencillo y muchos de ellos los transitan con ambivalencia y otros tantos con confusión.

Es responsabilidad de quienes los acompañamos saber que muchos de ellos requieren un esfuerzo adicional, otros de una dirección más cercana e inclusive algunos más hasta de pausas intermitentes entran y salen del camino antes de llegar al final. Al final, todos los caminos no son más que un mapa de su propietario.

Invitamos a todas las personas que hayan decidido renunciar al consumo de tabaco, alcohol y otras sustancias psicoactivas a visitar CIJ. Así como los libros tienen diversos lectores, nuestros caminos terapéuticos tienen diversas travesías.

Escríbenos al servicio de CIJ Contigo a la siguiente dirección: cij@cij.gob.mx o llámanos al 01 (55) 52 12 12 12 o al 01 (33) 38 36 34 63, todos los días del año.

Si quieres saber cuál es la unidad más cercana a ti visita la página http://www.cij.gob.mx/

No hay comentarios:

Publicar un comentario